Joyas

Colgante caracola de mar

110,00

Colgante de plata con opérculo y lapislázuli.

Categorías: , Etiquetas: , ,

Hay existencias

Colgante de plata con opérculo y lapislázuli.

De la colección mar.

Pieza dibujada y calada a mano. Inspirada a partir de elementos naturales que encontramos en la naturaleza a partir de un paseo.

El acabado es mate rayado con punta de diamante.

Es un colgante que queda elegante sobre la piel. ¡Combínalo con unos pendientes de caracola y brillarás!

Pieza única y hecha a mano.

Medida:75×9 mm.

Peso: 5,52gr.

LAPISLÁZULI.

El lapislázuli ha estado en manos de la realeza, sacerdotes y terapeutas durante miles de años. Los egipcios utilizaban mucho este mineral, porque creían que era una piedra de buena suerte, y también una medicina. Por ejemplo lo ponían en los escarabajos sagrados o sobre las máscaras funerarias, y también lo trituraban para poder tomárselo.

La superficie del mineral se asemeja a un cielo estrellado por las inclusiones de pirita ( pequeñas manchas doradas ). Los árabes decían que era la piedra del cielo.

El OPÉRCULO.

El opérculo se encuentra en todo el Mediterráneo. Estos fósiles son puertas formadas por nácar y carbonato de calcio.

Algunos caracoles  marinos para protegerse de los depredadores se cierran dentro del caparazón y construyen una puerta u opérculo que encaja perfectamente con su apertura.

Pavo y liso por un lado donde se ve perfectamente el dibujo de un espiral y por la otra parece una oreja. Son blanco beige o blanco de marfil.

Hay muchas leyendas sobre estos fósiles.

Antiguamente antes de que el cristianismo enjuagara el paganismo decían que eran ojos de sirena. También creían que eran hijos de las estrellas. Por cada estrella que hay al cielo correspondía un ojito en el mar.

Como nombres populares dicen ojos de Santa Llúcia porque según cuenta la leyenda, Santa Llúcia de Siracusa se sacó los ojos para que sus pretendientes no pecaran a causa de su belleza. Y, porque todo el mundo recordara la historia del mártir del cristianismo, se dejaron miles de ojos mágicos en todo el Mediterráneo. Por eso antiguamente se creía que curaba el mal de ojo.

Puedes consultar las condiciones de envío

Consulta la guía detalla de los anillos
Consulta la guia de preus orientatius d’aliances
Personaliza la joya